5.2 crisis demográfica económica y política

La práctica del Despotismo ilustrado: Carlos III


Carlos III fue proclamado rey de España en 1759 contando con una larga experiencia como soberano en Nápoles (1735). Llevó a la práctica un programa de reformas bajo los principios del de Despotismo Ilustrado (“Todo para el pueblo, pero sin el pueblo”), un absolutismo benefactor cuyos objetivos prioritarios eran la educación, la cultura y la economía.

La primera etapa de su reinado con los ministros italianos Grimaldi y Esquilache viene marcada por del motín de 1766 (motín de Esquilache)
Motivado por la abolición de la tasa del grano y el cambio de indumentaria. El motín provocó el cese de los ministros extranjeros y la expulsión de los jesuitas (política regalista) a los que se acusó de ser los instigadores. La segunda dominada por ministros españoles como Aranda, Floridablanca, o Campomanes1 es en la que se producen mayor numero de reformas: se reorganiza el sistema educativo (disciplinas científicas), se declaran honestas las profesiones (1783) y se apoya la creación de las Sociedades Económicas de Amigos del País.
Desde el punto de vista económico las medidas se centraron en los siguientes sectores:


En agricultura se repartieron tierras comunales (realelngo), se repobló Sierra Morena (Pablo de Olavide), se redujeron los derechos de la Mesta y se iniciaron obras de regadío como el Canal Imperial de Aragón o el de Castilla


En Industria se rompíó el monopolio de los gremios, se crearon las Reales Fábricas (Porcelanas, Vidrio Tapices, armas etc.) y en Cataluña las fábricas de indianas (manufacturas de algodón)


A nivel comercial se intentó crear un mercado nacional sin aduanas interiores y con buenas vías de comunicación (plan de caminos reales de carácter radial, con origen en Madrid)*. Se liberalizó el comercio con América (1778)


En el terreno financiero se creó el Banco Nacional de San Carlos**, antecedente del Banco de España y se introdujo el juego de la Lotería Nacional.


En política religiosa se mantuvo la política regalista (Concordato de 1753, Ensenada, Patronato Universal), reafirmó su soberanía sobre la Inquisición, aunque no se suprimíó se le impusieron restricciones, además del establecimiento del Plácet o Regium Exequátur (derecho a retener y dar su aprobación a las bulas y escritos salidos de la Santa Sede).


La Baja Edad Media: Crisis demográfica, económica y política


El Siglo XIV es una época de crisis y cambios que marcarán el ascenso de Castilla frente a la decadencia catalana a lo largo del Siglo XV

. Crisis demográfica

: (años lluviosos 1310-1345) las malas cosechas trajeron crisis de subsistencias, hambrunas y aumento de mortalidad. En 1348 llegó la Peste negra, que afectó más a Cataluña, donde murió el 30/40% de la población, que a los demás reinos; amplias zonas se despoblaron.

Crisis económica

La Peste negra dejó campos sin cultivar, falta de mano de obra, disminución de producción, aumento de precios. El comerció catalán, muy desarrollado, se hundíó a fines del XIV (conflictos sociales, Turcos, Constantinopla 1453). En Castilla la ganadería lanar (Honrado Concejo de la Mesta, Alfonso X, 1273)
Salíó favorecida al aumentar los pastos a costa de las tierras abandonadas y exigir poca mano de obra.

Crisis política

Provocada por la crisis del sistema señorial, (base económica) y su oposición al poder real. Los nobles ante el descenso de sus rentas, reaccionaron de dos maneras: respecto a los reyes, ampliando sus territorios mediante concesiones reales que conseguían sublevándose contra ellos. Respeto a los campesinos abusando de los derechos jurisdiccionales e imponiendo antiguos tributos “malos usos”.
Castilla vivíó una crisis monárquica en las minorías de Fernando IV, Alfonso XI y con las guerras civiles entre Pedro I y su hermano bastardo Enrique II de Trastámara (1363-69), y la que enfrentó a Enrique IV con sus hermanos (Alfonso e Isabel). En la Corona de Aragón, tras las cesiones de Pedro III – Privilegio General y Alfonso III –Privilegio de la Uníón, Pedro IV vencíó a la nobleza de Aragón y Valencia. Al morir Martín el Humano sin descendencia (enfrentamientos conde de Urgell) fue elegido rey Fernando I, de Trastámara en el Compromiso de Caspe (1412).
Juan II se enfrentó con los dirigentes de las ciudades (La Biga y la Busca) alto clero y la nobleza. La prisión de su hijo y heredero, Carlos, príncipe de Viana, hizo estallar la Guerra Civil entre 1462-72.

Conflictos sociales


Los abusos de la nobleza dieron lugar a graves conflictos sociales como la rebelión de los irmandiños (1467-69)
Y el conflicto de los payeses de remensa que se inició hacia (1380)
1460 y no se solucionaría hasta la Sentencia de Guadalupe de 1486, Fernando II el Católico. En las ciudades se producían persecuciones contra las aljamas de los judíos. Estos conflictos aparecían sistemáticamente en los momentos de crisis económica (1391-1431)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *