12.4. El sexenio democrático (1868-1874): Intentos democratizadores. La revolución. El reinado de Amadeo I. La Primera República.

En 1866 los progresistas, demócratas y unionistas firmaron el Pacto de Ostende, que fue un movimiento que acabó con el reinado de Isabel II. El malestar político, económico y social condujo al pronunciamiento de Topete en la bahía de Cádiz (18-91868). La proclama de Prim y el triunfo de Alcolea supónían la caída de Isabel II y su salida de España, comenzaba el Sexenio

Revolucionario



La Gloriosa revoluciónfue resultado de una alianza entre progresistas y unionistas, con la aprobación de los demócratas. El verdadero ideario revolucionario lo aportaba el partido demócrata. Sus peticiones eran el sufragio universal y su defensa de las clases medias y militares, cuyos objetivos eran finalizar con el bloqueo parlamentario, así como hacer frente a la pésima situación económica. Fue una “revolución falseada”, pues las juntas revolucionarias y los movimientos de base popular fueron excluidos o perseguidos. El fin de la revolución era completar la transición de 1833.El triunfo de las tropas sublevadas en Alcolea, al mando de Serrano y dirigidas por Novaliches, acabó provocando la salida de Isabel II que abandonó el país.El gobierno entregó el poder a una Junta revolucionaria, que se encargó de regular la revolución. El programa revolucionario se ceñía al establecimiento de libertades políticas y civiles, secularización del Estado, reforma de Hacienda, libertad económica y rechazo de la dinastía borbónica. Las juntas estuvieron dominadas por las llamadas al orden.
El 3 de Octubre la junta revolucionaria encomendaba a Serrano la formación de un gobierno provisional, tras la llegada de Prim. Se establecíó la disolución de las juntas. En parte del país, las juntas revolucionarias ocuparon un poder paralelo que competía con el gobierno provisional. Su composición y programa variaba según predominaran en ellas progresistas y demócratas. Las juntas con mayoría de demócratas no se disolvieron tras la orden del gobierno, por lo que hubo doble poder, en algunas de ellas se pidió la instauración de la república.El gobierno provisional, presidido por Serrano, lo formaban 5 ministros progresistas y 4 unionistas.El siguiente paso sería atender algunas peticiones populares y las promesas en la proclama de Prim:Supresión del impuesto sobre la compra de productos de primera necesidad.Emancipación de los hijos de esclavos nacidos tras la revolución.Decreto de libertad de enseñanza y reforma de la segunda enseñanza.Decreto de libertad de imprenta.El distanciamiento entre los que apoyaban al gobierno provisional y los que demandaban reformas más avanzadas, radicalizó al sector republicano del partido demócrata, que apostó por la república federal, mientras el sector moderad se inclinaba por la monarquía. El gobierno provisional convocó elecciones municipales que dieron triunfo a los republicanos el 15-1-1869 y tuvieron lugar las elecciones a Cortes Constituyentes. La tarea de las Cortes fue la elaboración de una nueva Constitución.La Constitución de 1869 consta de 112 artículos. Establecía la Soberanía Nacional de base popular y proclamaba la división de poderes y una amplia declaración de derechos.

Regulaba todos los derechos individuales:

libertad de cultos, de reuníón y asociación, de residencia, de enseñanza, de expresión y de inviolabilidad del domicilio.Se establecía sufragio universal:
fue conquista política más destacada de la revolución de 1868.Se instauró un sistema bicameral:
el Senado se elegía por sufragio universal.El rey:
aclaraba que esa monarquía estaba sujeta a la soberanía nacional.La adopción de la monarquía como forma de gobierno provocó la dura oposición de los republicanos y obligó a nombrar a Serrano regente.Guerra colonial en Cuba (1868).Oposición de los carlistas y los alfonsinos por razones contrapuestas.Acoso de los republicanos que no aceptaron la solución monárquica  de la Constitución, se plasmó en el Pacto de Tortosa (18-5-1869).
Descontento de las capas populares urbanas y rurales.


La etapa de la regencia de Serrano y el gobierno de Prim estuvo llena de convulsiones sociales y movimientos revolucionarios. Prim reprimíó estos levantamientos y asumíó amplios poderes en el orden público. La propuesta para que Amadeo de Saboyá fuera rey se planteó tanto en política interior como exterior.Prim agilizó la proclamación de Amadeo tras la aceptación de la casa Aosta y ante el temor de las consecuencias de la ocupación de Roma y su incorporación al nuevo reino de Italia, así como la proclamación de la III República en Francia.Amadeo de Saboyá fue elegido rey por el empeño de Prim, que quería evitar la república. El mismo día que se eligió rey a Amadeo, murió Prim víctima de un atentado.Amadeo entró en Madrid el 2-1-1871, juró la constitución y comenzó la primera experiencia de una monarquía democrática en España. Sufríó el menosprecio de los altos mandos militares y de la aristocracia.Uno de los principales problemas políticos fue la división interna en los partidos que apoyaban a Amadeo. El miedo a la revolución proletaria empujó al gobierno a adoptar medidas represivas contra las organizaciones obreras. Estas actuaciones junto a la manipulación de las elecciones obligó a Amadeo a sustituir a Sagasta por Serrano.  Serrano duró pocos días, porque la firma del Convenio de Amorebieta indignó a militares y radicales. Le sustituyó Ruiz Zorrilla que presidíó el último gobierno de Amadeo.A todos estos problemas se unieron:

Guerra de Cuba (1868-18678):

el gobierno se enfrentó a los independentistas de Céspedes y al partido español que controlaba los negocios, exigía esclavitud y se opónía a cualquier reforma de explotación. Concluyó con la Paz de Zanjón.

Estallido de la tercera guerra carlista (1872-1876):

la segunda guerra carlista (1846-1849), el incidente de San Carlos de la Rápita y la guerra de 1872-1876 fueron el gran acto de la lucha entre gobiernos liberales y el carlismo. Con la firma del Convenio de Amorebieta, Serrano concedía indulto. La reorganización del ejército carlista llevó a reanudar las hostilidades en Diciembre de 1872. El capítulo más importante del conflicto fue el sitio de Bilbao.Tres razones que explican el conflicto carlista:
Resistencia del mundo campesinoa la penetración de las formas productivas del capitalismo moderno.
Resistencia de los territorios foralesal centralismo liberal.
Resistencia al proceso de secularizacióniniciado en España con la revolución liberal.

Malestar en el ejército:

aumentó al reafirmarse el poder civil sobre el ejército. Esto provocó la abdicación de Amadeo.La última etapa política del Sexenio Democrático fue la 1ª República. Su duración no alcanzó un año: se proclamó en Febrero de 1873 y fue derrocada por un Golpe de Estado en Enero, 1874.La proclamación de la 1ª República española fue la salida más fácil ante la renuncia de Amadeo. Las Cortes decidieron someter a votación la proclamación que fue aprobada el 11-2-1873. Para presidir el gobierno se eligió a Estanislao Figueras que contó con los miembros de su partido y algunos republicanos unitarios.La República nacíó con escasas posibilidades de éxito que se evidenció en el aislamiento internacional del nuevo sistema.La República fue recibida con entusiasmo por las clases populares, que creyeron que había llegado el momento de cumplir sus aspiraciones de cambio social.Gran parte de los dirigentes del republicanismo federal, estaban lejos de las aspiraciones revolucionarias de las bases de su propio partido. El interés de los dirigentes se exteriorizó en la disolución de las Juntas y en la represión de las revueltas populares. Se convocaron elecciones a Cortes constituyentes y ganaron los republicanos. Esta victoria fue engañosa.Las Cortes se abrieron el 1-6-1873y el día 7 proclamaron la República Democrática Federal. Figueras dimitíó al cabo de unos días y el gobierno pasó a manos de


Pi y Margall y su propósito era realizar grandes reformas:Elaboración de una constitución federal.Separación de la Iglesia y el Estado.Concesión de la independencia a las colonias.Restauración de la disciplina en el ejército y la elaboración de leyes sociales.La Constitución Republicana Federal (1873) (nonnata) seguía la línea de la de 1869. La República tendría un presidente y se mantendrían las 2 cámaras, el Congreso y el Senado.La Nacíón española estaba compuesta por 17 Estados, entre ellos Cuba, y declaraba que el poder emanaba 3 niveles: municipios, Estados regionales y Estado federalLa 1ª República tuvo que enfrentarse a graves problemas:Insurrección carlista:
el nacimiento de la República aceleró y animó el conflicto armado con un auténtico ejército y con el dominio de diversos territorios.

Guerra de Cuba (1868):

continuaba extendíéndose y la República fue incapaz de mejorar. Las autoridades y funcionarios españoles actuaron al margen del poder republicano. Los gobiernos intentaron solucionar el problema cubano con el proyecto de estructuración federal del Estado, que consideraba a Cuba y Puerto Rico un territorio más de España.A esto se le añadió la oposición de los partidos monárquicos y las divisiones entre los propios republicanos.

Cantonalismo:

aspiraba a la proclamación de cantones independientes, con sus gobiernos autónomos y su propia legislación, fue consecuencia de aplicar la estructura federal impulsada por el deseo de avanzar en las reformas sociales.En las zonas con fuerte implantación republicana, la población se alzó en cantones independientes. Los protagonistas eran un conglomerado social compuesto por artesanos, pequeños comerciantes asalariados y dirigidos por los federales intransigentes.
Pi y Margall se opuso a la revuelta por las armas y dimitíó, siendo sustituido por Nícolás Salmerón, quien dio por acabada la política de negociación con los cantones e inició una acción militar contra el movimiento cantonalista.Salmerón dimitíó a principios de Septiembre al sentirse incapaz de firmar las penas de muerte impuestas por la autoridad militar contra los activistas cantonalistas. La presidencia recayó en Emilio Castelar, dirigente del republicanismo unitario. La República inició un desplazamiento a la derecha.Castelar intentó aplicar una política de autoridad y fuerza para controlar los problemas que aquejaban al país. El 13-9, Castelar consiguió plenos poderes de las Cortes para reorganizar el ejército, obtener crédito y gobernar con el Parlamento cerrado.La República dio un claro vuelvo conservador con el nuevo gobierno de Castelar que había ido abandonando las pretensiones federalistas y reformistas. No tenía mayoría en las Cortes y, temiendo ser destituido, suspendíó las sesiones parlamentarias y gobernó autoritariamente. Ante esta situación Figueras, Pi y Salmerón plantearon una moción de censura al gobierno de Castelar para forzar su dimisión.El 3-1-1874, se abrieron las Cortes y el gobierno de Castelar fue derrotado. Era inminente la formación de un gobierno de izquierda, y Manuel Pavía exigíó la disolución de las Cortes republicanas. Los diputados se resistieron al principio, pero acabaron abandonando la Cámara. Apenas hubo resistencia y esto muestra la debilidad de la República. El poder pasó a manos de Serrano, que intentó estabilizar el régimen republicano de carácter conservador. Pero la base social optó por la solución Alfonsina, la vuelta de Alfonso XII.Martínez Campos preparó un pronunciamiento, del que Cánovas no era partidario. Cánovas quería una restauración monárquica por la vía civil. Martínez Campos salíó de Madrid el 26-12, marchó hacia Sagunto tras comunicar sus planes a Cánovas, allí arengó a las tropas el 29-12, proclamando a Alfonso XII nuevo Rey de España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *