Alfonso XIII encargó la formación del gobierno al general Dámaso berenguer con el fin de retornar a la normalidad

1.Dictadura de Primo (1923-1930) 13sept 1923, Primo, acaudilló un pronunciamiento militar contra el gobierno constitucional. El malestar del ejército, la indecisión del gobierno y la falta de confianza del rey en el sistema constitucional de la Restauración facilitaron que el golpe militar no tuviese oposición. Primo presentó la dictadura como un régimen transitorio y afirmó que el país se retornaría a la normalidad constitucional. En el cirujano de hierro anunció si propósito de resolver los problemas de la sociedad española; destruir el caciquismo. La opinión pública lo acogió favorablemente o se mostró pasiva. Contó con el apoyo de sectores empresariales, bancos nacionales y la Iglesia. Los republicanos se mantuvieron a la expectativa. 15sept, el rey Alfonso XIII encargó a Primo de Rivera la formación de un nuevo gobierno. La dictadura de Primo de Rivera pasará por las siguientes etapas:
1.1.Directorio Militar (1923-1925) Se impuso el orden público con duras medidas represivas a cargo de los generales Martínez Anido y Arlegui contra la CNT y el PCE. Se prohibió el uso de símbolos del catalanismo y del catalán en el ámbito oficial.  Primo acometió su proyecto regeneracionista: liquidar la vieja estructura de la Restauración y organizar el nuevo régimen. Los gobernadores civiles fueron sustituidos por gobernadores militares. Los ayuntamientos fueron disueltos y sustituidos por juntas de vocales asociados. La aprobación del Estatuto Municipal inició en la práctica la formación de una nueva administración adicta y centralizada. Con el Estatuto Provincial desapareció la Mancomunidad. En cuanto al conflicto de Marruecos, Primo de Rivera era partidario de una solución negociada, e intentó negociar la paz, lo que irritó a los militares africanos.

1.2.Directorio Civil (1925-1930)Para consolidar el régimen se formó un gran partido de derechas, la Unión Patriótica y fue solo un instrumento de propaganda gubernamental. Sus primeros impulsos procedieron del catolicismo político y social, del que surgieron ideas antiliberales. La mayoría eran funcionarios y propietarios rurales. Se convocó una Asamblea Nacional Consultiva encargada de elaborar una nueva constitución. De sus 400 miembros, dos tercios fueron designados por el gobierno. La oposición que tuvo paralizó el proyecto de Estatuto Fundamental de la Monarquía. La política económica de la dictadura se benefició de los años veinte. Sus objetivos fueron regular e impulsar la industria nacional mediante unos aranceles proteccionistas. Se crearon grandes monopolios como CAMPSA o la Compañía Telefónica. El fomento de gasto público no se acompañó de una reforma fiscal que aumentase ingresos, por lo que se obligó a una deuda pública. La escasa conflictividad social se explica por la represión de los anarquistas y por dos factores; una amplia política social y un nuevo modelo de relaciones laborales. La base de la Organización Corporativa Nacional eran los comités partidarios, cuyo objetivo era resolver pacíficamente los conflictos mediante la negociación.
1.3.Creciente oposición y final de la dictadura. A partir de 1926, la dictadura empezó a perder apoyos y crecieron las críticas, de las que no se libró Alfonso XIII.
Uno de los problemas más graves fue el conflicto militar. Se produjo cuando Primo de Rivera intentó llevar a cabo algunas reformas militares. Partidario de los ascensos por méritos de guerra, forzó al rey que ratificase el decreto de disolución del cuerpo de Artillería. Dirigentes de los partidos del turno y republicanos optaron por la vía de la conspiración civil y del pronunciamiento militar. En Junio de 1926 hubo un primer intento fallido de poner fin a una dictadura, conocido por la Sanjuanada. Más tarde se produjo otro intento en el que participaron los artilleros. Otro frente opositor fue el de los intelectuales y periodistas. Muchos estudiantes los respaldaron y fundaron la pro-republicana Federación Universitaria Escolar (FUE). Se formó una Alianza Republicana; incluso antiguos liberales como Alcalá Zamora fundaron la Derecha Liberal Republicana como una alternativa republicana católica y conservadora. Los republicanos nacionalistas y regionistas cobraron gran vitalidad. La CNT se había desmoronado y radicalizado. Los partidos de la insurrección revolucionaria constituyeron la Federación Anarquista ibérica (FAI). La oposición del PSOE a la dictadura fue más tardía.
Primo de Rivera, falto de apoyos, presentó su dimisión.

1.4.Caída de la monarquía (1930-1931) Alfonso XIII encargó la formación del gobierno a Dámasco Berenguer con el fin de retornar a la normalidad constitucional.
El nuevo gobierno restableció las libertades políticas, sim embargo, la sociedad española había cambiado y ya no se dejaba controlar por la monarquía caciquil. En estas circunstancias era imposible volver a la situación anterior como si nada hubiese pasado. Los diversos partidos republicanos acordaron el Pacto de San Sebastián, cuyo objetivo era proclamar la República. Los socialistas se adhirieron y participaron en el futuro gobierno de la República. Fracasaron los levantamientos de la guarnición de Jaca y de la de Cuatro Vientos, por la falta de coordinación. El anuncio de republicanos y socialistas de no participar en las elecciones legislativas provocó la inmediata dimisión de Berenguer. Le sustituyó un gobierno presidido por el almirante Aznar. Republicanos y socialistas decidieron plantear esas elecciones como un plebiscito a favor o en contra de la monarquía. Se interpretó como un rechazo a la monarquía y dio paso a la proclamación de la Segunda República española.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *