El desarrollo de la Guerra Civil





La sublevación militar


En Febrero de 1936 había comenzado a organizarse una conspiración militar dirigida por Emilio Mola con el fin de derribar el gobierno. Este, presidido por Santiago Casares, había Intentado impedirla alejando a los militares sospechosos de las guarniciones más Importantes (el general Franco, por ejemplo, fue destinado a Canarias). Tras conseguir los Apoyos necesarios, se desencadenó un Golpe de Estado el 17 de Julio de 1936, a raíz del Asesinato de José Calvo Sotelo por unos guardias de asalto. El éxito parcial del golpe fue el Detonante de la guerra civil. La sublevación se inició en el Protectorado de Marruecos y Rápidamente triunfó en Galicia, Castilla y León, el valle del Ebro y algunas capitales Andaluzas. Por el contrario, en las zonas industriales en las regiones agrarias del sur y el Levante, donde las fuerzas obreras y de izquierda tenían mayor peso. Tras fracasar algunos Intentos de negociación, las tropas del ejército africano, dirigidas por Franco, cruzaron el Estrecho, lo que hizo irreversible la guerra.

La intervención extranjera

La guerra de España fue un acontecimiento que dividíó a gobernantes, medios de Comunicación, opinión pública e intelectuales de todo el mundo. La opinión democrática Progresista, los partidos obreros y la URSS estuvieron a favor de la República. Por el Contrario, las fuerzas conservadoras de las democracias, los gobiernos fascistas (Italia y Alemania) o autoritarios (el Portugal de Oliveira) y la Iglesia católica estuvieron a favor de Franco. Tanto los sublevados como el gobierno de la República recurrieron al exterior para Buscar apoyos. Los sublevados enviaron agentes a los países fascistas ya durante la Preparación del golpe. El gobierno de la República pidió colaboración militar y política a las Democracias europeas, pero Gran Bretaña impulsó la creación de un Comité de No Intervención con sede en Londres. La existencia de este comité no impidió que los dos bandos recibiesen ayuda exterior. Los Sublevados fueron ayudados por las potencias fascistas. Italia aportó el mayor contingente (más de 70.000 soldados del Corpo Truppe Volontarie) y su apoyo fue muy importante en El paso del Estrecho o en las batallas de los alrededores de Madrid. Alemania, por su parte, Envió sobre todo aviación, como la Legión Cóndor, responsable del bombardeo de Guernica. También hubo pequeñas unidades de voluntarios fascistas de diversos países. El Gobierno de la República recibíó la ayuda militar de la URSS a cambió de enviar las reservas De oro del Banco de España con el fin de hacer frente a los pagos. Los consejeros Soviéticos desempeñaron un papel destacado en la organización de la guerra y ejercieron su Influencia a través del Partido Comunista. Además, la Komintern organizó el reclutamiento De 60.000 voluntarios: las Brigadas Internacionales. Sin estos apoyos, la defensa de Madrid Habría sido casi imposible.

Desarrollo y fases del conflicto

La primera fase de la contienda se centra en el avance hacia
Madrid (Julio-Noviembre 1936). Después de cruzar el Estrecho, los sublevados tenían como objetivo esencial tomar La capital, símbolo del poder republicano. Tras hacerse con el control del valle del Guadalquivir y buena parte de Andalucía (Granada), avanzaron por Extremadura y se Dirigieron hacia el este. Tras desviarse hacia Toledo para liberar a los golpistas asediados en El Alcázar, llegaron a las puertas de Madrid en otoño. En cambio, las tropas de Mola, Procedentes del norte, fueron detenidas en la sierra de Guadarrama. La ciudad resistíó Gracias a la movilización general (bajo el lema “No pasarán”, acuñado por la comunista Dolores Ibárruri, La Pasionaria), el refuerzo de numerosas milicias (como la famosa Columna Durruti) y la llegada de la ayuda internacional. Fracasado el intento de entrar en la Capital, el ejército franquista y las tropas italianas trataron de aislarla, pero la victoria Republicana en Guadalajara (Marzo de 1937) mantuvo abierta la salida hacia el Mediterráneo. La ocupación del norte (Abril-Octubre 1937) representa la segunda fase de la guerra. Franco decidíó abandonar el ataque a la capital y concentrar los esfuerzos en la zona Cantábrica. Los sublevados, al mando del General Mola (muerto en accidente aéreo Durante la campaña), desencadenaron un ataque desde Navarra y San Sebastián hacia Vizcaya. El 26 de Abril, la ciudad vasca de Guernica era arrasada por la aviación nazi. Se Producía así el primer bombardeo aéreo de la historia sobre población civil. Bilbao fue Ocupada en Junio por las tropas franquistas. La República, para aliviar la presión militar en El norte, desencadenó ataques en Julio en Brunete y en Belchite, pero no consiguió evitar Que las tropas de Franco entrasen en Santander y después en Asturias. Importantes Recursos mineros e industriales estaban ahora en manos del bando franquista.
La tercera fase del conflicto corresponde al avance hacia el Mediterráneo. El nuevo Ejército republicano organizado por el gobierno de Largo Caballero y dirigido por el general Vicente Rojo desencadenó diversas ofensivas, la más importante de las cuales tuvo lugar en Teruel, donde hubo una cruenta batalla durante el invierno de 1937 que llevó a la Ocupación republicana de la ciudad. En el mes de Febrero de 1938, el ejército de Franco Volvíó a ocupar Teruel y se dirigíó hacia la regíón valenciana. Tras llegar los franquistas al Mediterráneo (Vinaroz), el territorio republicano quedó dividido en dos zonas, con Cataluña aislada del resto. Las autoridades republicanas eran conscientes de que la Situación bélica era desfavorable, por lo que ordenaron una gran ofensiva en Julio, dando Comienzo a la batalla del Ebro. Tras cruzar el río por Mequinenza, los republicanos Avanzaron hacia el interior y se hicieron fuertes en la zona de Gandesa, donde lograron Resistir durante unos meses. Franco envió grandes refuerzos y consiguió detener el ataque. Luego contraatacó y los republicanos tuvieron que replegarse, mientras el ejército de Franco avanzaba ocupando todo el sur de Tarragona y volviendo a cruzar el Ebro. El Ejército republicano había sido derrotado y sus fuerzas quedaban desorganizadas. Las Brigadas Internacionales abandonaron España. Franco decidíó acelerar el final de la guerra emprendiendo la ofensiva definitiva sobre Cataluña. En Enero entraba en Barcelona sin resistencia. Seguidamente se produjo la huida Hacia Francia de miles de refugiados, entre ellos el gobierno de la República. El 28 de Marzo de 1939, las tropas de Franco entraron en Madrid sin la menor resistencia, tras Hacerse con el control de la capital los partidarios de la capitulación (el coronel Casado y el Socialista Besteiro). En los días posteriores a la entrada en la capital se ocupó toda la zona Mediterránea, declarándose el final oficial de la guerra el día 1 de Abril. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *