El reinado de Fernando VII: absolutismo y liberalismo (1814-1833) Restauración y Sexenio Absolutista (1814-1820) Por el Tratado de Valençay, Fernando VII volvió a España, pero, en lugar de ir a jurar la Constitución a Madrid, se dirigió a Valencia.

El reinado de Fernando VII: absolutismo y liberalismo (1814-1833)



Restauración y Sexenio Absolutista (1814-1820)



Por el Tratado de Valençay, Fernando VII volvió a España. En Valencia recibió el Manifiesto de los Persas (1814), documento en el que los absolutistas españoles le invitaban a anular la Constitución de 1812. El rey les hizo caso y por el Decreto de Valencia (1814) declaró nula a la Constitución de 1812 y las Cortes de Cádiz. Fernando VII seguía los principios del Congreso de Viena de restaurar el Absolutismo Monárquico.

Por un lado la hacienda real estaba arruinada por la guerra y la sublevación de las colonias.
Por otro lado los liberales y la burguesía formaron Sociedades Secretas que conspiraron contra el gobierno.

Además, cundió el descontento en el ejército. Este descontento se expresó en lospronunciamientos.
Estos se iniciaban con una sublevación militar contra el gobierno pero podía arrastrar una sublevación civil y ser utilizados por los liberales como ocurrió: 
Spoz y Mina (1814), Díaz Porlier (La Coruña, 1815), etc.

El pronunciamiento de Riego en Cabezas de San Juan tuvo éxito y obligó a Fernando VII a jurar la constitución de 1812. Así se inició el Trienio Liberal.

El Trienio Liberal (1820-1823)



Período en el que pudieron llevarse a la práctica algunos de los principios de la Constitución de 1812.
Se abolió el Feudalismo, los Mayorazgos y la Inquisición.

La oposición al régimen liberal fue fortísima: por un lado, los liberales debilitaron el sistema al dividirse entre moderados o doceañistas (partidarios de moderar la constitución de 1812) y exaltados o veinteañistas (partidarios de mantener tal cual la constitución de 1812).Por otro lado, el rey Fernando VII utilizó todos los resortes que le daba la constitución (veto suspensivo)para limitar su aplicación.

A partir de 1822 se organizó la oposición absolutista tanto interna (realistas y guerrilleros en Navarra y Cataluña, Regencia de Urgel)
, como externa (reunión de las potencias de la Santa Alianza en el Congreso de Verona)
.Finalmente, el Congreso de Verona autorizó a Francia restablecer el Absolutismo en España. Este ejército(Cien Mil Hijos de San Luis)
 al mando del Duque de Angulema entró en España y restableció a Fernando VII como soberano absoluto (1823).

La Década Absolutista u Ominosa (1823-1833)



Fernando VII anuló otra vez la Constitución de 1812 e inició la represión contra los liberales. Sin embargo, esta vez el rey dio lugar a reformas. Esto le valió la doble oposición, tanto de liberales como de los apostólicos (absolutistas acérrimos que se fueron posicionando al lado del hermano del rey: 

Carlos María Isidro)

Al final del reinado de Fernando VII hubo un problema sucesorio:
El rey sólo tuvo hijas. La Ley Sálica impedía a las mujeres reinar, así qe Carlos María Isidro reclamó su derecho a la sucesión. Los problemas legales en su lecho de muerte con la Pragmática Sanción que derogaba la Ley Sálica impidieron a Fernando VII asegurar la sucesión de Isabel al trono cuando murió (1833).

Este conflicto entre Carlos María Isidro e Isabel(Guerra Carlista)
supuso el enfrentamiento militar en una guerra civil entre Absolutismo y Liberalismo. Los absolutistas apostólicos (carlistas) apoyaron a Don Carlos y María Cristina de Borbón tuvo que buscar el apoyo de los liberales moderados (isabelinos o cristinos)
Para defender los derechos de su hija.

La emancipación de la América Española (1808-1824)



Al tiempo que se producía en España la crisis del Antiguo Régimen, las colonias españolas en América llevaban a cabo su lucha por la independencia de la Corona Española.Las causas fueron el descontento de los criollos

Los criollos eran los descendientes de los europeos afincados en América por generaciones, con dominio social y económico en la sociedad colonial. A estos grupos, España les negaba la participación en los órganos de gobierno coloniales.

Los criollos se vieron influidos por las ideas de la Ilustración,la Independencia de los EEUU así como de la Revolución Francesa.

Inglaterra estaba interesada en la independencia de las colonias para poder comerciar libremente con éstas. Por eso apoyó el proceso. 

El Proceso de Independencia de las colonias se inició en 1808, al mismo tiempo que se formaban en España las Juntas Locales contra los franceses. En América Latina los criollos formaron Juntas o Cabildos en contra del poder español. Algunos de los gobiernos criollos más activos fueron el de Caracas y el de Buenos Aires.

Dos Fases:

1808-1814:
Nacen los focos criollos rebeldes. España no puede hacer nada por reprimirlos. Inglaterra tampoco puede intervenir a favor de los criollos pues es aliada de España contra Napoleón. 
Alto Perú (sede del Virreinato) se convierte en el foco realista o españolista más importante (tiene un importante porcentaje de población indígena que es más bien partidaria de España).

1814-1824:
España, una vez superada la Guerra de Independencia, manda tropas a América. Inglaterra apoya a los criollos. Los focos independentistas llevan a cabo campañas militares: la Junta de Buenos Aires organiza un ejército al mando de San Martín, que independiza Chile(1817);

Bolívar consigue la independencia de Colombia y Venezuela (1819-21)
Sucre consigue la victoria en Ayacucho (1824) y libera Perú.

Las antiguas colonias se dividieron en estados independientes formados en base a las antiguas divisiones administrativas españolas debido al nacionalismo criollo y a los intereses británicos.

España perdió todas sus colonias en  menos Cuba, Puerto Rico y Filipinas. Esta pérdida fue una catástrofe económica, también supuso un desprestigio para el régimen de Fernando VII.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *