Regencia de María Cristina estatuto real

A la muerte  de  Fernando  VII,  su hermano  Carlos  se autoproclama  rey  desde  Abrantes,  y  ya suceden los  primeros levantamientos  en  favor  de  Carlos  V.  El  ideario  carlista se  basaba  en  la defensa del  absolutismo  y  su rechazo a  las  reformas liberales,  la defensa  de  la religión  católica y de  los privilegios del  Antiguo  Régimen.  Al  asumir  la defensa  de  las  instituciones y  fueros  históricos de  Cataluña,  las provincias vascas  y  Navarra,  ganó  el  máximo apoyo en  estos  territorios,  contando con  algunos  sectores del  clero  y  un a  parte del  pequeño  campesinado,  y  las  clases  medias defensoras  de  los  fueros.  Sus  bases  estaban  sobre  todo en  el  mundo  rural,  y  eran  muy  escasas en  los núcleos  urbanos. La  primera  guerra  carlista (18331840) se dividíó en  tres  fases.  En  la primera,  se  for marón  dos frentes de  guerra:  uno en las  provincias vascas  y  otro en  Cataluña.  La  muerte  del  carlista Zumalacárregui  en  el  asedio a  Bilbao acabó  esta  fase  en  1835.  En  la segunda,  hasta 1837, destacaron  las expediciones del  general
 Cabrera,  que  logró  gran  ap oyó popular  para  el  carlismo. Por  último,  hasta  1839,  las tropas  gubernamentales lograron  importantes  triunfos de  la  mano de Espartero,  y  una parte del  carlismo  (los  transaccionistas)  decidíó  firmar  la  paz.  En el  Convenio de Vergara  (Agosto de  1839)    Espar tero  se comprometía ante Maroto al  mantenimiento de  los  fueros. El  sector  más conservador  decidíó seguir  luchando,  hasta la  derrota  definitiva en  Morella (1840) del  general  Cabrera. Además de  los costes  humanos,  muy  elevados,  la  guerra consumíó los  recurso s  que  se consiguieron  con  la  desamortización  de  Mendizábal,  inclínó  la monarquía hacia el  liberalismo y fomentó el  protagonismo  político de  los militares. La  regencia de  María Cristina  (18331840) estuvo condicionada por  la  guerra.  En esta  etapa  se confirm ó  la división  del  liberalismo en  dos  corrientes:  la  moderada  (  amplios poderes  para  la corona,  sufragio censitario muy  restringido)  y  la progresista  (partidarios de  la labor  de  las Cortes de  Cádiz  y  de  limitar  el  poder  de  la monarquía en  favor  del  Parlamen Vista previa del documento. To).  María Cristina se  apoyó en  los  moderados,  como  Javier  de  Burgos,  (división  provincial  de  1833)  o  Martínez  de  la Rosa, quien  concibió el Estatuto Real  de  1834 .  Es  una  carta  otorgada  que  buscaba una solución  de compromiso entre  el  absolutismo  y  el  líber Mostrando 1 páginas de 2 alismo.  Se centraba  en  reformar  las Cortes del  Antiguo Régimen,  dividíéndolas en  dos  cámaras:  el  Estamento  de  Próceres  o  cámara  alta,  nombrada  por la corona,  y  el  de  Procuradores  o  cámara  baja,  elegibles de  entre las  rentas más  altas  y  por  un sufragio  muy restringido  (el  0,1%  de  la población  total).  La  corona se  reservaba la  soberanía, convocando y  disolviendo las  Cortes y  plateando  los asuntos  sobre  los  que podían  deliberar. La  marcha  de  la  guerra,  la epidemia de  cólera,  la  crisis  de  la Hacienda,  provocó  s ucesivas crisis de  gobierno.  Tras  las  revueltas protagonizadas por  la Milicia Nacional  en  algunas  ciudades,  la regente  llamó  al  poder  al  progresista  Mendizábal.  Entre  1835  y  1837  se  consumó la  transición política al  sistema  liberal.  Se  reorganizó la  Milici a  Nacional,  se  planteó  la  desamortización  de  los bienes del  clero.  En 1836,  tras  el  motín de  los sargentos  de  La  Granja,  se  restablecíó parte de  la legislación  de  las Cortes  de  Cádiz  y  se convocaron  Cortes  constituyentes. La  nueva Constitución  de  1837 ,  de carácter  progresista,  recuperaba  aspectos  de  la de  1812, aunque  buscó  el  consenso entre las  dos  corrientes liberales.  Reconocía el  principio de  soberanía nacional  aunque  la atribuyó a  las Cortes  con  el  rey.  El  Parlamento  se  dividíó en  Congreso  de  los Diput ados y  Senado.  Se  mantuvo la  separación  de poderes  y  tenía una importante lista  de derechos individuales.  La  Ley  electoral  de  1837  implantó,  sin embargo,  el  sufragio censitario  (algo más del  2%  de  la población  tenía derecho a  voto). Tras  las elecciones de Octubre  de  1837,  el  poder  lo obtuvieron  los  moderados.  La  Ley  de Ayuntamientos  (Julio 1840),  que  prevéía que  los  alcaldes  fueron  nombrados  por  la corona y  no  por los vecinos,  provocó  la oposición  de  los progresistas.  La  situación  llevó a  la renuncia de  la y  al  inicio de  la regencia  de  Espartero, regente que  había ganado  una  gran  reputación  como  vencedor  de la guerra  carlista. Su gobierno,  con  un  fuerte carácter  autoritario,  aceleró  la venta de  bienes  del  clero  secular  y apostó  por  el  librecambismo.  El  secto r  textil  catalán se  vio amenazado por  su política librecambista.  Los  tumultos callejeros  fueron  reprimidos  y  el  regente ordenó el  bombardeo de  la ciudad  en  1842.  Este incidente  le restó  apoyos.  Progresistas  y  moderados,  con  el  apoyo del general  Narváez,  se enfrentaron  al  ejército  de  Espartero en  Julio de  1843.  Éste  renunció a  la regencia y  se exilió a  Londres.  Isabel  II  accedíó al  trono  con  tal  solo  trece  años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *