Revolución liberal en el reinado de Isabel II selectividad

PREGUNTA 1. El reinado de Isabel II (1833-1868): la primera guerra carlista.
Evolución política. La muerte de Fernando VII en 1833 produjo la subida al trono de su hija Isabel II. Debido a su minoría de edad, el gobierno fue Asumido por una regencia encabezada por su madre: MARÍA Cristina DE BORBÓN-DOS SICILIAS. Carlos María Isidro, hermano Del rey y hasta ese momento sucesor, vio cerrado su camino al trono. Éste es el origen de las llamadas Guerras Carlistas. Comenzaron los levantamientos armados. El conflicto sucesorio dividíó el país política y socialmente: 1.El bando isabelino-cristino contó con el apoyo de la alta nobleza y Funcionarios, y de un sector de la jerarquía eclesiástica. Ante la necesidad de captar apoyos, la regente se vio obligada a buscar La adhesión de los liberales, aceptando sus demandas: el fin del absolutismo y aceptar el apoyo de la burguésía de las ciudades. 2.El bando carlista contó con el apoyo de opositores de la revolución liberal:
Nobles rurales, parte del bajo clero y campesinos. El carlismo se presentó como una ideología tradicional y antiliberal en torno a Carlos María Isidro, cuyo principal objetivo era Implantar una monarquía absoluta, católica y tradicional. Su lema era ¨Dios, Patria, Rey y Fueros ¨ por lo que sus principales Zonas de apoyo fueron el País Vasco y Navarra en defensa de sus fueros, y Cataluña y Valencia deseosos de recuperar los suyos. La Primera Guerra Carlista se caracterizó por su estabilidad en el norte, destacando al general carlista Zumalacárregui. . El General carlista Miguel Gómez recorríó España buscando apoyos para el carlismo y aunque tuvo pocos éxitos. Quedó en Evidencia el poco control del ejército liberal provocando la subida al poder del general liberal Espartero en 1837. Don Carlos se Instaló en Navarra, pero huyó a Francia tras un fallido intento por tomar Madrid. La guerra concluyó con el denominado “Abrazo o Convenio de Vergara” en 1839 entre el general carlista Maroto y el general liberal Espartero. Los carlistas Reconocieron como reina a Isabel II y los liberales se comprometieron a respetar sus fueros. Hubo otras dos guerras carlistas (principalmente en Cataluña bajo el control del general Cabrera al inicio del reinado de Isabel II y durante el Sexenio Democrático) con nefastos resultados para el bando carlista. Durante la Regencia, los liberales se dividieron en: 1. Liberales moderados, partidarios de: el fortalecimiento del poder del rey, el sufragio censitario restringido, la supresión de la Milicia Nacional, y la designación de los ayuntamientos por el gobierno sin elecciones. Su apoyo social residía en las clases altas Del país. Sus principales dirigentes fueron Martínez de la Rosa, el general Narváez y Alejandro Mon. 2.Liberales progresistas, Limitaban el poder de la Corona, ampliaban el sufragio censitario, defendían la Milicia Nacional y la elección de ayuntamientos A través del sufragio. Concentraron su apoyo en las clases medias urbanas y sus principales dirigentes fueron Espartero, Mendizábal, Pascual Madoz y Juan Prim. Durante este periodo, se elaborarían dos documentos jurídicos que contemplaban la Inestabilidad política: el Estatuto Real de 1834, Carta Otorgada redactada por Martínez de la Rosa con limitaciones; y la Constitución de 1837. Los primeros gobiernos de la Regencia estuvieron presididos por Cea Bermúdez y Martínez de la Rosa. Tras el levantamiento De los Sargentos de la Granja en 1836, ante la incapacidad del gobierno moderado por terminar con la guerra, subieron al Poder los progresistas con Mendizábal. Se inició un proceso de reforma de la Constitución de 1812 buscando el compromiso Entre las dos fuerzas liberales con la Constitución de 1837. Tras la victoria contra el carlismo y dada la impopularidad de la Regente ante los progresistas que mostró su apoyo a los moderados (aceptando la ley de Ayuntamientos), el general Espartero fue elegido como regente. Siguiendo su política autoritaria, firmó un acuerdo de libre comercio con Inglaterra Perjudicando a la industria textil catalana. El motín de Barcelona propició el bombardeo y represión de la ciudad, provocando El pronunciamiento de los moderados liderados por Narváez. Para salir del impasse político, se nombró mayor de edad a Isabel II con 14 años y se la coronó como reina. El reinado de Isabel II se puede dividir en 3 etapas. – Década Moderada (1844-1854) con el gobierno del general Narváez. Los principios del Partido Moderado quedarían fijados en La Constitución de 1845, los cuales defendían una soberanía compartida con un sistema bicameral elegido por sufragio Censitario. También se reconocíó el catolicismo como religión oficial. Esta década se caracteriza por una organización centralista Del Estado y la creación de los gobernadores civiles. En 1844, se creó la Guardia Civil y se firma un Concordato en 1851 con el Vaticano. – Bienio progresista (1854-1856) con el pronunciamiento del general O`DONELL en la Vicálvarada contra el poder autoritario de Narváez, junto al general Serrano. La alternancia entre los dos políticos será una constante hasta el fin del reinado, Apareciendo ya otros grupos políticos como el demócrata y el republicano. Cánovas del Castillo redactó el Manifiesto de Manzanares que k solicitaba el cambio político y la convocatoria de Cortes, buscando el apoyo progresista al Pronunciamiento. Como consecuencia, Isabel II mandó formar Gobierno a Espartero como líder de la Uníón Liberal. Se convocó La elección a Cortes constituyentes que redactarían la Constitución non nata de 1856 que nunca entró en vigor. O’Donnell Intentó recuperar prestigio mediante una amplia política exterior con expediciones a la Conchinchina y a América, que solo tuvo éxito en los enfrentamientos con Marruecos. En la obra legislativa de la época destacan la Ley de la Imprenta y la Ley Moyano, Primera ley educativa. – 12 últimos años de reinado (vuelta de Narváez al poder y Gobierno largo de O´Donnell y de su partido La Uníón Liberal Estuvieron marcados por: la crisis económica en los sectores textiles y de altos hornos, la acción represiva del Gobierno a los Estudiantes en la noche de San Daniel (1865), el fracaso de la sublevación del general Prim (1866) y las sublevaciones del Cuartel de San Gil (1866), y la noche de San Daniel con la represión y encarcelamiento de estudiantes que pedían la vuelta a las Aulas del rector de la Universidad Emilio Castelar (retirado de su puesto por escribir críticas al gobierno corrupto de Isabel II) y Por la impopular vida privada de la reina. En 1866 se firma el Pacto de Ostende (Bélgica) entre unionista, demócratas, Republicanos y progresistas para derrocar a Isabel II. Prosperó en 1868 con La Gloriosa Revolución del almirante Topete y el General Serrano que vencieron a Isabel II en la batalla de Alcolea, y su consecuente exilio a Francia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *