Toma de Madrid por los nacionales


Tema 14.3 (primera parte) La guerra civil: la sublevación militar y el estallido de la guerra. El desarrollo del conflicto: etapas y evolución de las dos zonas.El golpe. La Guerra Civil española estalló como consecuencia de un golpe militar iniciado en Melilla el 17 de Julio de 1936. El alzamiento triunfó rápidamente en la zona española de Marruecos. El General Mola (destinado en Pamplona) fue el principal cerebro de la sublevación. El general Franco se trasladó inmediatamente desde Canarias a Marruecos para ponerse al mando del poderoso ejército de África. Otro de los principales organizadores de la sublevación, el general Sanjurjo, murió el 21 de Julio en un accidente de aviación. Tras ello, se formó una Junta de Defensa Nacional en Burgos, presidida por Cabanellas, que tendría como misión la dirección de las operaciones militares del bando nacional.
Numerosos civiles de las zonas sublevadas (sobre todo falangistas, y tradicionalistas carlistas – conocidos con el nombre de requetés) recibieron armas.Los sublevados (llamados nacionales)
lograron apoyos en algunas zonas de España: Galicia, la Meseta septentrional, Cáceres, Álava, Navarra, gran parte de Aragón, Sevilla, Mallorca y Canarias. La Armada y la aviación permanecieron fieles a la República. La mayoría de los católicos apoyaron fervorosamente a Franco, e incluso el episcopado justificó el alzamiento.Situación en el bando republicano.
En Madrid, Casares Quiroga dimitíó el 18 de Julio, siendo nombrado presidente del gobierno
José Giral, de Izquierda Republicana. Giral tomó la decisión de proporcionar armas a la población civil. En Madrid, el general Fanjul no logró que triunfase la sublevación. Tampoco triunfó en Barcelona. Mientras que los insurrectos impusieron disciplina a requetés y falangistas, en la zona republicana se desconfiaba de los militares fieles a la República, y los milicianos armados tomaron el control efectivo de las calles.Al poco tiempo se produjo una revolución obrera en la zona republicana, a consecuencia del alzamiento. Las instituciones y leyes republicanas perdieron efectividad, mientras que las organizaciones obreras se hacían con el control de los ayuntamientos, impónían la colectivización de la tierra, creaban milicias para combatir en el frente, y establecían sus propias cárceles privadas, las checas. En la zona republicana se enfrentaron básicamente dos modelos. Por un lado, la CNT-FAI y el POUM eran partidarios de emprender la inmediata colectivización de tierras y fábricas. Por otro lado, el PSOE y el PCE intentaron restaurar el orden y centralizar la toma de decisiones en el gobierno, respetando la pequeña y mediana propiedad. Su lema era «primero la guerra y después la revolución». El PNV apoyó a la república a pesar de su tendencia conservadora y católica, porque la República aseguraba la autonomía, y a diferencia del resto del país, el clero vasco no sufríó persecución. El 1 de Octubre las Cortes votaron el estatuto vasco, y Aguirre fue elegido presidente del gobierno vasco.En Septiembre de 1936 se establecíó un gobierno de unidad, presidido por el socialista Largo Caballero con ministros del PSOE, PCE, Izquierda Republicana y grupos nacionalistas vascos y catalanes. En Noviembre se incorporaron al gobierno cuatro dirigentes anarquistas, entre ellos Federica Montseny, primera mujer que accedía a ministra en España. Días después, el gobierno se trasladó a Valencia, ante la que parecía inminente caída de Madrid. La política de Largo Caballero se centró en tres puntos: restablecer la autoridad del gobierno central, unidad en el ejército, y lograr la ayuda exterior.Desarrollo de la guerra. El deseo de los sublevados era obtener una victoria rápida. Objetivo prioritario al iniciarse el conflicto fue la conquista de Madrid. Pero durante los combates de verano de 1936, los milicianos republicanos lograron frenar en la Sierra de Guadarrama el avance desde la Meseta Norte y Navarra del ejército de Mola, que no pudo tomar la capital. Desde el Sur, (una vez fueron trasladadas por aire las tropas del ejército de África a la Península) Franco inició el avance hacia Madrid a través de Extremadura. En Septiembre fue conquistada Talavera, donde los republicanos habían concentrado su mayor dispositivo de defensa de la capital. El imparable avance de Franco hacia Madrid sufríó un retraso cuando decidíó liberar el Alcázar de Toledo, donde resistían unos centenares de sublevados al mando de Moscardó. Su conquista supuso un triunfo propagandístico para Franco. Mola, por su parte, tomó Irún, aislando la zona cantábrica de Francia.El 1 de Octubre de 1936 Franco fue designado Jefe del Gobierno del Estado español. Unas semanas después, su gobierno fue reconocido por Italia y Alemania. En su primer gobierno, de tintes autoritarios, el ministro más influente fue el falangista Serrano Suñer. Falange, desde el inicio de la guerra, había experimentado un crecimiento rapidísimo, a pesar de que su líder, José Antonio Primo de Rivera, había sido fusilado. En Abril de 1937 se unificaron todas las fuerzas políticas que apoyaban el alzamiento en la Falange Española Tradicionalista y de las JONS.Tras el fracaso en la toma de Madrid, Franco optó por una guerra de desgaste, una gradual ocupación del territorio. Decidíó atacar el frente Norte. La conquista de Vizcaya, Santander y Asturias proporciónó a los nacionales importantes recursos industriales y mineros. Para distraer a Franco del frente Norte, los republicanos decidieron lanzar ataques en Brunete y Belchite, pero el gobierno no pudo evitar que, hacia Octubre de 1937, hubiera caído todo el frente Norte del lado nacional.En la República, la tensión entre las distintas fuerzas políticas aumentó en 1937. En Mayo, en Cataluña, estalló con violencia el conflicto entre los defensores de la revolución obrera (los anarquistas), con quienes consideraban necesario restablecer la autoridad del Estado (PSUC y Esquerra). Cuando la Generalitat, presidida por Taradellas, envió tropas para imponer su control de la sede de la Telefónica, (tomada por la CNT) se produjeron combates entre anarquistas y fuerzas leales a la Generalitat. El gobierno envió refuerzos, que lograron controlar la situación. Los dirigentes del POUM, colaboradores con la CNT, fueron arrestados, y su principal dirigente, Andrés Nin, asesinado.Tras estos sucesos dimite Largo Caballero, y le sucede el socialista Juan Negrín, aumentando la influencia del PCE en el gobierno, y quedando desprestigiada la CNT.El ataque republicano a Teruel comenzó en Diciembre de 1937, para evitar que Franco cayera sobre Madrid. Teruel fue conquistada, pero la contraofensiva nacional fue muy fuerte, y los nacionales lograron retomar la ciudad. En Abril de 1938, Franco llegó al Mediterráneo por Vinaroz, cortando en dos el territorio republicano. La última gran ofensiva lanzada por los republicanos fue el paso del río Ebro. Lograron consolidar una cabeza de puente, pero los duros contraataques de la artillería de Franco permitieron a los nacionales frenar al enemigo. Esta derrota dejó muy debilitados a los republicanos. El avance de Franco sobre Cataluña resultó sencillo para los nacionales. En Febrero de 1939, los nacionales llegaron a la frontera francesa, provocando que unos 500.000 españoles (incluidos Azaña y Negrín) se refugiaran en Francia.Azaña dimitíó como presidente de la República, pero Negrín decidíó regresar. El gobierno de Negrín, con el apoyo de los comunistas, propónía la resistencia a ultranza. El objetivo era que el conflicto español quedara integrada en la inminente Guerra Mundial que todo el mundo creía inevitable. De esa manera, la República española encontraría aliados que la ayudarían a cambiar el signo de la guerra.Contra esta posición, y defendiendo la negociación de la derrota con Franco, el coronel Casado dio un golpe contra el gobierno de Negrín, producíéndose combates en Madrid. Pese a las propuestas de negociación de Casado, Franco exigíó la rendición incondicional. El 28 de Marzo, las tropas franquistas entraron en Madrid. El 1 de Abril de 1939 terminó la guerra. El resultado fue el establecimiento de una dictadura personal que se mantendría hasta la muerte de Franco en 1975.La represión durante la Guerra Civil. Desde los primeros meses de la guerra, la violencia en ambos bandos fue intensa y cruel. Lo más frecuente era el asesinato sin juicio. La saca (sacar presos de la cárcel, y ejecutarlos ilegalmente) y los paseos (detención de una persona por la noche, y asesinarla en un lugar solitario) fueron muy habituales. En el bando insurrecto, Mola dio desde el primer momento instrucciones para aplastar con violencia cualquier oposición. La represión era un medio de aterrorizar a quienes pudieran pensar en la resistencia, y en purgar a la sociedad de elementos nocivos. Matanzas tristemente célebres fueron las de Paracuellos del Jarama, en el lado republicano, y la de Badajoz o Málaga en el bando sublevado. Los patronos, militantes de derechas implicados en el alzamiento y eclesiásticos fueron los colectivos más perseguidos por los republicanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *