Caída del régimen moderado en 1868

12.3. Isabel II (1843-1868): el reinado efectivo


La Década Moderada (1844-1854)

Tras acceder al trono al adelantarse su mayoría de edad en Noviembre de 1843, Isabel II mostró desde un principio su preferencia por los moderados, dejando fuera del juego político al partido progresista. Se abría un largo período de predominio moderado.
Los progresistas optaron, o por el retraimiento, negándose a participar en unas consultas electorales claramente amañadas, o por la preparación de pronunciamientos apoyados por insurrecciones populares.
En Mayo de 1844 se formó un gabinete presidido por el General Narváez, la gran figura de los moderados. Estas fueron las principales medidas que se adoptaron durante la siguiente década:
Creación en 1844 de la Guardia Civil, fuerza armada encargada de aplicar la ley y orden esencialmente en el medio rural. Como medida complementaria se suprimíó la Milicia Nacional. 
Ley de Ayuntamientos de 1845, que reforzaba el centralismo reservando al gobierno el nombramiento de los alcaldes.
Reforma del sistema fiscal de 1845, elaborada por Alejandro Mon.
Se establecíó un nuevo sistema fiscal más racional, eficaz y moderno, que puso fin al enrevesado sistema impositivo del Antiguo Régimen.
Ley Electoral de 1846 que configura un verdadero régimen oligárquico. Se establecíó un sufragio muy restringido que limitó el cuerpo electoral a 97.000 varones mayores de más de 25 años, lo que supónía el 0.8% del total de la población.

Concordato de 1851


Acuerdo con la Santa Sede por el que el Papa reconocíó a Isabel II como reina y aceptó la pérdida de los bienes eclesiásticos ya desamortizados. A cambio el estado español se comprometíó a subvencionar a la Iglesia y a entregarla el control de la enseñanza y a encargarla labores de censura.

La Constitución de 1845


De carácter moderado, se diferencia de la de 1837 en una serie de aspectos esenciales:

Soberanía compartida del Rey y las Cortes


Esto se concreta en un poder legislativo compartido por ambas instituciones y en una clara preeminencia de la Corona en el proceso político.

Confesionalidad del Estado


La religión de la nacíón española es la religión católica.
Recorte de los derechos individuales, especialmente la libertad de expresión.


El Bienio progresista (1854-1856)


El poder cada vez más dictatorial de Narváez propició un creciente descontento que culminó en un pronunciamiento de complejo desarrollo. Iniciado por el general
O’Donnell
en Vicálvaro, el golpe militar se radicalizó tras la publicación por los rebeldes del denominado Manifiesto de Manzanares, lo que hizo que consiguiera un amplio respaldo popular y animó a otros generales a unirse a la rebelión. Finalmente el golpe triunfó y propició la formación de un gobierno presidido por el progresista Espartero.

La otra gran figura del gobierno, el general O’Donnell creó un nuevo partido, la Uníón Liberal, que trató de cubrir un espacio de centro entre moderados y progresistas, aunque gobernó junto a estos en el inicio del bienio.
Durante este corto período destacaron las siguientes medidas:

La desamortización general de Madoz en 1855 que culminó el proceso desamortizador, con los bienes de los municipios.

Unas nuevas Cortes Constituyentes iniciaron la elaboración de una nueva constitución más progresista que no llegó a aplicarse.

Se adoptaron medidas para propiciar la modernización económica del país como la Ley de Ferrocarriles de 1855


La agitación social creciente provocó la ruptura entre Espartero y O’Donnell. Nombrado el líder de la Uníón Liberal presidente del gobierno en Julio de 1856 se inició un proceso de revisión de la labor del bienio que finalmente trajo la vuelta de Narváez y los moderados al poder en Octubre de 1856. Se volvía así al régimen moderado de la Constitución de 1845.

La Uníón Liberal de ODonnell (1858-1863)


Tras un período de dos años con Narváez y los moderados (1856-1858), ODonnell y la Uníón Liberal volvieron al poder en 1858. Esta época estuvo marcada por la euforia económica (“boom” de los ferrocarriles)
Y por el intervencionismo exterior:
Guerra de Marruecos (1859-1860), intento fallido de recuperar Santo Domingo, expedición a México, guerra contra Perú y Chile… Esta amplia actividad bélica apenas dio ningún resultado práctico para el país.

La vuelta de los moderados (1863-1868)


La vuelta de Narváez al poder en 1863 marca el inicio del período terminal del partido moderado. La inestabilidad política y la deriva autoritaria de los gobiernos caracterizaron una etapa en la que la bonanza económica llegó a su fin tras la crisis económica de 1864.
Los intentos de insurrección como el motín de San Gil en Madrid en 1866 fueron duramente reprimidos. El creciente autoritarismo del anciano Narváez llevó a la formación del Pacto de Ostende:
Unionistas, progresistas y republicanos se aliaron para derribar a Isabel II y el régimen moderado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *